Bandera blanca… y fin de temporada

11986591_10208064671517765_5334650525068483001_n

El pasado sábado día 5 de septiembre participé en la que tenía triatlón olímpica de Banyoles, una de las que más nombre tiene dentro del calendario catalán. Se suponía que tenía que ser mi estreno, al fin, en distancia olímpica (Andorra 2013 se convirtió en duatlón y Gavà 2013 recortó a la mitad la natación), pero esta vez tampoco pudo ser.

La semana antes de la carrera pasé un proceso vírico que me tuvo 3 días con fiebre muy alta y que me dejó muy flojo a nivel físico y, además, con los pulmones en condiciones lejos de ser óptimas. De hecho, llegué a sentirme tan flojo alguno de los días previos que la idea de no correr me rondó mucho la cabeza. Al final, tal y como me dijo Rafa al despedirnos, opté por probarme y no quedarme con la duda del “y si…?”. Además, que iba a pasar el fin de semana en familia allí, así que ya que estaba allí, poco me costaba cargar el material y ponerme en la línea de salida.

Este año la organización había decidido cambiar los circuitos y el de natación, en vez de tener forma de L, había pasado a ser un rectángulo al que dar dos vueltas. La desventaja, tal y como me contó un compañero de trabajo que la había hecho, es que con el circuito original podías nadar como en la piscina, ya que la cuerda de sujeción de las boyas hacía de guía y no tenías que estar levantando la cabeza para ver si ibas en la dirección correcta. Nos dan la salida y a nadar, que sólo son 1500 metros (o eso se suponía :P).

Arranco bien, consigo mantener muy bien la trayectoria hasta llegar a la primera boya que da origen al rectángulo, sigo recto, llego a la segunda, giro a la derecha para hacer el lado largo superior y a partir de ahí empiezan los problemas. Me cuesta horrores no desviarme y, sobre todo, cada vez me veo más solo. Las sensaciones no son malas del todo, pero me noto lento y algo cansado, lo que es mala señal sabiendo lo que aún me queda por delante. Pienso que me iré a los 38-39′ minutos y que estaré lejos de mi mejor ritmo, pero no me preocupo. Giro a la derecha para hacer el lado corto, nuevo giro a la derecha para el lado largo inferior y ahí ya me veo absolutamente solo, viendo sólo algunas cabezas unos cuantos metros por delante de mi, lo que ya sí me preocupa mucho. Por fortuna, y no me preguntéis por qué no lo vi en el largo superior, aunque supongo que sería por mis continuas desviadas, veo que ahora sí puedo nadar siguiendo la cuerda del fondo, lo que supone una pequeña inyección de moral.

Cuando hago el giro para empezar el último largo superior, le pregunto al de la canoa que vigila que todos pasemos la boya por donde toca si voy el último y me dice que no, que hay un par por detrás. Casi que me alegro de no serlo, pero no deja de ser otra muestra de que las cosas no van bien. Siempre he sido muy lento nadando, pero no tanto como para ir tan retrasado.

Finalmente salgo del rectángulo y ya sólo se trata de hacer los últimos metros, pero que se acaban convirtiendo en un sufrimiento porque me cuesta horrores tener claro donde está el punto de salida y me desvío significativamente. Cuando finalmente estoy a punto de salir, oigo a los comisarios gritar “Va, últim minut!” y eso me deja completamente descolocado, ya que sabía que el tiempo de corte en la natación eran 45 minutos. Además, al empezar a correr veo a Marta mirándome con cara de preocupación y preguntándome que si estoy bien, a lo que respondo que sí, pero que estoy cansado. Mientras corro la larga transición, acompañado por Quim y Arnau (es difícil explicar lo que puede ayudarte una tontería como esa 🙂 ), miro el crono y se confirma: llevo más de 44 minutos de carrera, con lo que la idea que las cosas van muy mal queda completamente fijada en mi cabeza. Como referencia, y si bien por GPS me salen 1700 metros nadados, y por mucho que fuésemos sin neopreno, los 1900 de Calella los nadé en 42’19”.

Salgo de la T1 mientras voy oyendo a los comisarios decir que ya nadie más puede salir y pienso que me ha ido de un pelo, subo a la bici y, para mejorar las cosas, el terreno tira hacia arriba. Si bien el primer kilómetro es suave, lo voy notando y el remate llega en la subida del km 1 al 1.5, que es lo suficientemente dura como para hacerme llegar arriba con las piernas ardiéndome por el esfuerzo. Ahí ya es cuando se planta en la cabeza una idea bien fuerte: abandonar. Si he sufrido así nada más empezar, y sabiendo que hay que pasar por ese punto una vez más (el sector ciclista eran dos vueltas a un circuito), no me veo capaz de hacer los 40km y luego correr 10 si no es arrastrándome.

Decido que ya que estoy en la carretera, mejor completar la vuelta, por ver si ese sufrimiento era consecuencia aún de la natación y mejoro y, además, si hay que abandonar, tengo que llegar a boxes otra vez. Seguimos por la carretera hacia Esponellà, que va descendiendo muy suavemente y si bien gracias a eso me voy recuperando, ya veo que ruedo a apenas 30km/h, lo que dista mucho de ser un buen ritmo con ese perfil. Y encima, llevo a un garrapata detrás que, obviamente, no me da un mísero relevo.

Llegamos al descenso hasta Esponellà, un kilómetro y medio bastante rápido, hacemos la rotonda de entrada al pueblo y vuelta hacia Banyoles, con lo que ahora toca sufrir subiendo esas mismas rampas. Vuelvo a sufrir mucho y vuelvo a pensar mucho en abandonar. Sin embargo, en el tramo llano, me pasa un tío e intento pillarle la rueda, aunque sólo sea por ser yo un garrapata y tener algo de descanso. Lo consigo pero, como soy como soy, al cabo de un par de minutos, me puede el fair play y le doy relevo. Me cuesta mantener el ritmo, pero nos vamos turnando y eso me anima un poco, con lo que aparco la idea del abandono. Cuando llegamos a Banyoles nos hacen desviarnos un poco para poder completar los 20km de la vuelta y ahí es donde se acaba mi carrera. No sé bien por qué, pero me descuelgo de este compañero y de otro más que se nos había unido (creo que lo habíamos atrapado) y lo veo, unos 20 metros por delante de mi, mirando hacia atrás, supongo que buscándome, pero me veo absolutamente incapaz de apretar más el ritmo y alcanzarle. Me vengo abajo completamente y decido que se acabó, que no voy a hacer otra vez ese circuito absolutamente solo, así que los 2km hasta boxes los hago de paseo y, al llegar, echo pie a tierra y me retiro. Duele, pero sé que estoy haciendo lo mejor para mi puesto que me veía incapaz de correr los 10K luego.

Unos días después de Banyoles fui al médico porque me notaba el pecho tocado y que no mejoraba. Primer diagnóstico: bronquitis aguda tras proceso vírico que me tuvo 3 días a 39º de fiebre la semana anterior. Ayer sábado, tras dos días tomando el mucolítico que me recetaron, vuelvo al CAP porque me despierto a casi 38º otra vez. De allí me derivan al hospital y ahí confirman las sospechas: neumonía en el pulmón derecho. Por fortuna, mis constantes son lo suficientemente buenas como para que la doctora decida que no hace falta ingresarme y que con 10 días de antibiótico en casa, es suficiente para curarla.

Por lo tanto, y dadas las circunstancias, no queda más remedio que poner punto y final a mi tercera temporada como triatleta. Ahora a portarse bien estos días y a asumir que lo mejor que puedo hacer es volver a empezar casi casi como si volviese a estar en octubre de 2011, cuando me calcé las zapas de correr por primera vez. Veremos qué pasa la temporada que viene.

Y como cajón desastre final, unos apuntes finales.

  • Mi tiempo oficial en la natación, 43’54”. Sólo dos personas hicieron peor tiempo que yo.
  • Después de que, preparando la bici en casa esa mañana, me explotasen dos cámaras tras hincharlas y me tocase bajar corriendo a la tienda a por un par más, conseguí encontrar la causa de tanto pinchazo y reventón gracias a las indicaciones del vendedor: en la cubierta trasera se me había hecho un pequeño agujero, ni idea de cómo, y al hinchar, la cámara hacía una pequeña burbuja por ahí y eso era lo que acababa explotando. Además, y por si acaso, también apliqué un par de capas de cinta aislante al interior de la llanta… al menos, hasta el momento, no ha vuelto a explotar más XD

 

 

Anuncios

Publicado el 12/09/2015 en competiciones, Reflexiones generales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: